Rotura de tibia y peroné. Tipos de lesiones y tratamiento

Rotura de tibia y peroné. Tipos de lesiones y tratamiento

La semana pasada os hablamos de las causas más frecuentes de rotura de tibia y peroné y sus síntomas, y esta retomamos el tema y nos centraremos en los diferentes tipos de lesiones que podemos encontrar y en sus posibles tratamientos.

Las fracturas de tibia y peroné pueden dividirse en cuatro grupos principales. Los dos primeros grupos incluyen las fracturas más frecuentes y con mayor frecuencia asociadas a la práctica de algún deporte: las fracturas de tobillo y las fracturas de meseta tibial. Los otros dos grupos son las fracturas diafisarias de tibia (en las que la tibia se rompe por encima del tobillo pero por debajo de la rodilla) y las fracturas de pilón tibial (en las que la tibia se rompe alrededor de la articulación del tobillo).

La prioridad de nuestro equipo médico es lograr que el paciente recupere la mayor funcionalidad y la mejor calidad de vida posible; para conseguirlo, es fundamental restablecer al máximo la anatomía del hueso fracturado. En fracturas en las que las articulaciones hayan resultado afectadas, dicha reconstrucción anatómica resulta aún más relevante si cabe, ya que cualquier pequeña alteración en la reconstrucción del hueso puede afectar la funcionalidad de la articulación en cuestión.

En el tratamiento de las fracturas de tibia y peroné utilizamos la tecnología más puntera y los sistemas más avanzados de osteosíntesis -tratamiento quirúrgico que permite reducir y fijar las fracturas de forma estable-, empleando los materiales más adecuados en función del tipo de fractura y las características particulares del paciente: clavos intramedulares (clavos que actúan como una férula, fijan el hueso por varios puntos e impiden el movimiento de los fragmentos), la combinación de placas y tornillos de reconstrucción o, si la fractura así lo requiere, tornillos sin necesidad de placas.

Fracturas de tobillo

Las fracturas de tobillo pueden ser articulares (la fractura afecta a la superficie articular) o extra articulares. La mejor opción para el tratamiento de las fracturas de tobillo suele ser la reducción anatómica de la fractura y su fijación interna mediante osteosíntesis: se realiza una operación quirúrgica en la que se recolocan los fragmentos de hueso en su lugar correspondiente y se fijan mediante placas y tornillos de osteosíntesis.

Fracturas de meseta tibial

Las fracturas de meseta tibial son fracturas articulares y, por lo tanto, es esencial conseguir una reducción anatómica de la fractura lo más minuciosa posible para evitar la posible pérdida de funcionalidad en la articulación.

En función del tipo concreto de lesión, las fracturas de meseta tibial pueden clasificar en 6 tipos, según la clasificación de Schatzker(1). La clasificación de la fractura determinará en gran medida qué tipo de aproximación terapéutica se llevará a cabo(2).

Según la clasificación de Schatzker, las fracturas de meseta tibial se dividen en:

  1. Fracturas desplazadas del platillo tibial lateral
  2. Fracturas desplazadas y deprimidas
  3. Fracturas deprimidas o con hundimiento de la superficie articular
  4. Fracturas del cóndilo medial
  5. Fracturas bicondilares
  6. Fracturas con disociación Metafiso-Diafiasiaria

A continuación os indicamos algunos aspectos generales de cada una de las fracturas y su posible tratamiento. No obstante, debe tenerse en cuenta que cada fractura es distinta y cada persona tiene sus particularidades, con lo que la elección de un tratamiento u otro siempre vendrá precedida de un estudio exhaustivo de las características de la persona afectada, de sus necesidades y de la situación concreta de la extremidad fracturada.

1. Fracturas desplazadas del platillo tibial lateral

La superficie articular no está hundida, aunque el fragmento de hueso puede desgarrar el menisco al desplazarse. Acostumbra a darse en personas jóvenes, con huesos fuertes. En el tratamiento de este tipo de fracturas por lo general se utiliza la fijación con tornillos y controlar la reducción articular mediante artroscopia. No suele ser necesario utilizar placas de osteosíntesis.

2. Fracturas desplazadas y deprimidas

La superficie articular se deprime (este tipo de fractura es más frecuente en personas de mediana edad, con huesos algo más débiles) y debe ser elevada en la intervención quirúrgica, como paso previo a la reducción. Si el cóndilo lateral no ha resultado afectado, o lo ha sido muy levemente, pueden utilizarse tornillos para la reducción de la fractura. Si el hueso se ha roto en varios fragmentos (lo que se conoce como fractura conminuta) es necesaria la combinación de tornillos y placas de osteosíntesis.

3. Fracturas deprimidas o con hundimiento de la superficie articular

Suele afectar a pacientes ancianos que ya sufran osteoporosis. Si la edad y la condición física del paciente lo permiten, se realiza osteosíntesis asistida mediante artroscopia.

4. Fracturas del cóndilo medial

Suele afectar a todo el cóndilo, además de dañar seriamente las estructuras adyacentes (ligamentos, nervios, meniscos…). Tales fracturas suelen requerir la combinación de placas y tornillos de osteosíntesis.

5. Fracturas bicondilares

En este tipo de fracturas resultan afectados ambos cóndilos mediales. Junto con las fracturas con disociación metafiso-diafiasiaria, son fracturas muy complicadas, altamente conminutas y que llevan aparejadas gran cantidad de lesiones en las estructuras circundantes. Para este tipo de fracturas pueden incluso no ser del todo adecuados los sistemas de osteosíntesis habituales por sí solos, y suele combinarse la utilización de varias placas y tornillos de osteosíntesis con fijadores externos que permitan una mayor estabilización de la articulación.

6. Fracturas con disociación Metafiso-Diafiasiaria

Son fracturas muy conminutas que presentan gran daño neurovascular asociado. Su tratamiento es similar al de las fracturas bicondilares.

Fracturas diafisiarias de tibia

Como hemos indicado anteriormente, en las fracturas diafisiarias de tibia el hueso se rompe por encima de la articulación del tobillo, pero por debajo de la articulación de la rodilla. Es frecuente que vayan asociadas a fracturas de peroné (rotura conjunta de ambos huesos). El tratamiento se realizará mediante un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo y el tipo de material utilizado dependerá principalmente de la cantidad de fragmentos óseos producidos al fracturarse el hueso:

  • Fractura con pocos fragmentos (2-3 fragmentos como máximo): se llevará a cabo una osteosíntesis con un clavo intramedular.
  • Fractura conminuta: se utilizará una combinación de placa de osteosíntesis y tornillos.

Fracturas de pilón tibial

La tibia se rompe alrededor de la articulación del tobillo, en su parte más distal (metáfisis tibial). Por lo general la tibia se comprime y se afectan en gran medida los tejidos blandos adyacentes. Se trata de fracturas complejas y difíciles de tratar, aunque afortunadamente suelen ser poco frecuentes. Por lo general se trata de fracturas articulares, por lo que es esencial conseguir una buena reducción anatómica para conservar al máximo la funcionalidad de la articulación. El tratamiento de elección suele ser la colocación de placas y tornillos de osteosíntesis mediante cirugía abierta.

Como hemos podido ver a lo largo de este post, las roturas de tibia y peroné pueden requerir un tratamiento complejo para conseguir la máxima recuperación funcional de la articulación. En nuestra consulta utilizamos los tratamientos más avanzados, totalmente adaptados a las características personales de cada paciente, para lograr una recuperación máxima y garantizar en todo momento la mayor calidad de vida posible.

(1) Schatzker et al. The Tibial Plateau Fracture. The Toronto Experience 1968-1975. Clinical Orthopaedics and Related Research, 1979, 138, 94-104. http://olc.metrohealth.org/SubSpecialties/Trauma/Media/Other/The%20Tibial%20Plateau%20Fracture.pdf

(2) Álvarez López et al. Clasificación de Schatzker en las fracturas de la meseta tibial. Revista Archivo Médico de Camagüey, 14 (6), 2010. http://scielo.sld.cu/pdf/amc/v14n6/amc180610.pdf

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.