Rotura de tibia y peroné. Síntomas y causas

Rotura de tibia y peroné. Síntomas y causas

Hoy os vamos a hablar de una lesión en una parte bastante relevante de nuestra anatomía, la rotura de tibia y peroné. Introduciremos las causas y síntomas principales de la lesión, y dejaremos para una próxima entrada el tipo de lesiones de tibia y peroné existentes y los tratamientos más adecuados a cada caso en particular.

La tibia y el peroné son los dos huesos situados entre la rodilla y el tobillo. La tibia es el más largo y grueso de los dos, y el que soporta todo el peso de la articulación. En su parte superior, la meseta tibial, se encuentran los platillos tibiales medial y lateral. En la meseta tibial se da el encaje entre los platillos tibiales y los cóndilos femorales para formar la articulación de la rodilla; no obstante, dada la morfología de los platillos tibiales y femorales, el encaje entre ambas superficies no es perfecto, por lo que las superficies articulares no están firmemente asentadas (lo que se conoce como “articulación incongruente”). En la zona próxima a la rodilla, la meseta externa de la tibia encaja con el peroné, más delgado y más corto que la tibia -el peroné no forma parte de la articulación de la rodilla y no soporta el peso de la pantorrilla- y situado en la parte exterior de la pierna. En la parte inferior, ambos huesos vuelven a unirse en la articulación del tobillo.

Tibia y Peroné

CAUSAS MÁS FRECUENTES DE LAS ROTURAS DE TIBIA Y PERONÉ

Las roturas de tibia y peroné -aunque por supuesto es posible que cada uno de los huesos se rompa por separado, dada su localización en la pierna no resulta infrecuente que ambos se fracturen al mismo tiempo- suelen estar causadas por un fuerte impacto en la pierna o bien cuando se fuerza la torsión de la extremidad, en especial si el pie se mantiene fijo en el suelo y la pierna está soportando peso. Suelen darse como consecuencia de caídas desde cierta altura o de accidentes de tráfico. También son habituales en practicantes de deportes como el fútbol (a consecuencia de entradas violentas), el esquí o el motociclismo. Son lesiones muy temidas entre deportistas, tanto por el dolor que causan al producirse como por el largo tiempo de recuperación que requieren.

SÍNTOMAS DE LA LESIÓN

Los síntomas producidos por una rotura de tibia y peroné pueden variar en función de la localización y la gravedad de la lesión, pero entre los más frecuentes se incluyen:

  • Dolor muy fuerte
  • La persona afectada no puede caminar, soportar peso, ni mover la extremidad afectada
  • No es infrecuente que se trate de fracturas abiertas, ya que la capa de piel y hueso que recubre la tibia es muy delgada. En estos casos, puede verse un fragmento de hueso atravesando la piel
  • En caso de roturas cerradas (no sobresale ningún fragmento de hueso a través de la piel) puede detectarse una deformidad significativa en la zona de la lesión
  • Hinchazón
  • Hemorragia interna
  • Pérdida de sensibilidad en la zona afectada y por debajo de esta (si se ha lesionado algún nervio a consecuencia de la fractura)

A la hora de tratar una lesión ya confirmada, se tendrá en cuenta el grado de afectación y el lugar exacto de la fractura. Hablaremos de las opciones de tratamiento posibles en una próxima entrada, teniendo en cuenta que la prioridad de nuestro equipo médico es lograr que el paciente recupere la mayor funcionalidad y la mejor calidad de vida posible.

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.