¿Qué personas tienen más probabilidades de desarrollar condropatía rotuliana?

¿Qué personas tienen más probabilidades de desarrollar condropatía rotuliana?

En nuestro último post hablamos de los 5 síntomas de la condropatía rotuliana que podemos muy brevemente resumir aquí:  dolor, fallos de rodilla, bloqueo, chasquidos e hinchazónPero, ¿acaso podemos determinar qué personas tienen más probabilidades de desarrollar condropatía rotuliana? Puedes seguir leyendo para encontrar todas las respuestas a esta cuestión.

Resulta difícil, a priori, intentar establecer un “perfil de riesgo” para determinar qué personas tienen más probabilidades de desarrollar condropatía rotuliana, ya que existen factores protectores y factores de riesgo para dicha patología, que pueden aparecer conjuntamente o por separado. Como norma general, los factores que favorezcan la inestabilidad de la rótula facilitarán la aparición de condropatía rotuliana, mientras que los factores que contribuyan a estabilizar la articulación ejercerán un cierto efecto protector ante el desarrollo de dicha patología.

A continuación se citan los principales factores de riesgo y de protección:

FACTORES QUE FAVORECEN LA INESTABILIDAD DE LA RÓTULA – FACTORES DE RIESGO

  • Rótula alta. Una rótula más alta de lo normal puede provocar inestabilidad rotuliana al no encajar de forma adecuada en el sulcus -la zona donde se articulan la parte inferior del fémur y la parte superior de la tibia para formar la articulación de la rodilla- que suele contener el movimiento de la rótula y darle estabilidad.
  • Displasia troclear. La displasia troclear es una patología de la articulación de la rodilla, en concreto de la zona del fémur. En dicha patología, la anatomía del fémur sufre unos pequeños cambios en su forma habitual, que provocan que la rótula se incline, con lo que aumentan tanto la probabilidad de dislocación como el dolor al realizar actividades que supongan cargar peso sobre la rodilla.
  • Aumento del ángulo Q. El ángulo Q es un ángulo formado por dos líneas:
    • La línea que va desde la espina ilíaca anterosuperior (la primera prominencia del hueso coxal, por encima de la cabeza del fémur) hasta el centro de la rótula.
    • La línea que va desde el centro de la rótula hasta la zona prominente situada justo por debajo de la rótula, en la zona anterior de la tibia (la zona denominada tuberosidad anterior de la tibia).

El aumento de este ángulo es un factor de riesgo para el desarrollo de varias patologías de rodilla, entre las que se encuentra la condropatía rotuliana.

FACTORES ESTABILIZADORES DE LA RÓTULA – FACTORES PROTECTORES

  • Músculo vasto interno. Es la porción del cuádriceps cercana a la rodilla, y se encarga de la estabilización de la rótula en el sulcus y de permitir que ciertos movimientos de la rodilla, sobre todo los relacionados con la extensión y la flexión de la articulación, se realicen sin tensiones ni desplazamientos de la rótula, con lo que un buen funcionamiento del músculo vasto interno contribuye a evitar la aparición de patologías como la condropatía rotuliana.
  • Profundidad troclear. La tróclea femoral es la superficie donde el fémur se articula con la rótula; cuanto mayor sea su profundidad, mejor encajarán ambos huesos, y serán menos probables las dislocaciones, los desplazamientos y, por consiguiente, las patologías como la condropatía rotuliana.

En el próximo post te hablaremos del diagnóstico y opciones de tratamiento de la condropatía rotuliana.

Si tienes dudas puedes llamarnos o ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro Formulario de Cita Previa.

 

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.