Principales lesiones en el esquí

Principales lesiones en el esquí

Estamos en plena temporada de esquí, y la mayoría de los pacientes que acuden a nuestra consulta estos días padecen lesiones relacionadas directamente con dicho deporte. Por lo tanto, hemos decidido inaugurar el blog con un monográfico sobre el esquí, en el que os hablaremos de las dolencias más frecuentes, os daremos consejos para prevenir la aparición de estas y os informaremos de los procedimientos que aplicamos en nuestra clínica para proporcionar el mejor tratamiento disponible a nuestros pacientes.

A continuación citamos las lesiones que suelen darse con más frecuencia en la práctica del esquí:

  • Lesiones de rodilla (37%): este tipo de dolencias son, con gran diferencia, las más frecuentes entre los practicantes de esquí.
  • Lesiones de hombro (12%): se producen generalmente al intentar frenar la caída con los brazos.
  • Lesiones de tronco (11%): lesiones en las costillas y en la columna vertebral; se trata de lesiones especialmente peligrosas ya que afectan a la columna vertebral pudiendo causar una parálisis permanente.
  • Lesiones de cadera y pelvis (11%).
  • “Pulgar del esquiador” (7%): se produce al caer sobre la mano que sujeta el bastón de esquí, de modo que el palo tuerce el pulgar y lo lesiona.
  • Lesiones de cabeza y cara (6%): aunque afortunadamente no son frecuentes, las más graves pueden tener importantes consecuencias, por eso es tan importante utilizar casco y gafas de protección.
  • Lesiones de muñeca (3%): se producen, de modo similar a lo que ocurre con las lesiones de hombro, al poner instintivamente las manos delante del cuerpo para evitar una caída.
  • Otras lesiones (13%)

Infografía. Las principales lesiones del esquiador

Identificar los factores que aumentan la probabilidad de sufrir lesiones durante la práctica del esquí es clave para poder prevenirlas. A continuación se presentan varios aspectos a tener en cuenta:

  • Importancia de una buena forma física general: el esquí, como la mayoría de deportes de nieve, requiere cierta fuerza, flexibilidad, y un buen nivel cardíaco y pulmonar. Un deportista con un nivel de forma adecuado sufrirá habitualmente menos lesiones, y en caso de sufrirlas se recuperará antes.
  • Calentar: Diferentes estudios científicos han demostrado que los músculos, ligamentos y demás tejidos blandos del aparato locomotor son más propensos a sufrir lesiones al inicio de la actividad física, cuando no se ha calentado y estirado correctamente, debido a sus propiedades viscoelásticas. Un pequeño calentamiento previo de 5 minutos antes del inicio de la jornada, y realizar las dos primeras bajadas a ritmo suave son recomendaciones para evitar problemas.
  • Usar el equipamiento adecuado: es muy importante usar el equipamiento apropiado, que esté en buenas condiciones y que se ajuste correctamente al usuario. En este aspecto cabe destacar la importancia de utilizar un sistema adecuado de fijación de los esquís; las malas fijaciones son la causa de un gran número de lesiones.
  • Evitar la fatiga: Muchas lesiones de esquí ocurren al final de la jornada, cuando la fatiga física ya está presente y se suele forzar en las últimas bajadas del día. La mayoría de estas lesiones puede evitarse fácilmente si nos mantenemos en un buen estado físico y finalizamos nuestra jornada cuando nos encontramos cansados o aparece alguna molestia.
  • Hidratarse correctamente: Incluso niveles leve-moderados de deshidratación pueden afectar a la capacidad física y a la resistencia del organismo. Es fundamental una correcta hidratación antes, durante y después de nuestra actividad física.
  • Tener en cuenta el estado de la pista: es importante recordar que las zonas heladas, los lugares con pobre visibilidad, las superficies en mal estado, la presencia de obstáculos, etc. son factores que aumentan el riesgo de lesión durante la práctica del esquí.

En las próximas entradas del blog os hablaremos de las dolencias con las que más frecuentemente acuden a visitarnos nuestros pacientes en esta época del año; en concreto, haremos referencia a dos lesiones de rodilla -la rotura del ligamento cruzado anterior y el esguince del ligamento lateral interno- y a la lesión del pulgar del esquiador. Trataremos las causas  de dichas lesiones y sus posibles soluciones. Os explicaremos las medidas que utilizamos en nuestra clínica para garantizar que la lesión va a ser curada en el menor tiempo posible gracias a la propia experiencia y al buen uso de las últimas técnicas.

Este artículo tiene 1 comentario

  1. […] producen habitualmente durante la práctica de deportes que requieren flexionar la rodilla, como el esquí, el hockey sobre hielo o el fútbol. Pueden ser causadas por un traumatismo directo, en el que un […]

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.