La lesión del LCA en 10 preguntas y respuestas. (Parte 2/2)

La lesión del LCA en 10 preguntas y respuestas. (Parte 2/2)

En una entrada anterior, revisamos 5 de las 10 preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros pacientes en la consulta sobre la lesión del Ligamento Cruzado Anterior de la rodilla, o LCA. Vamos a ver a continuación las otras 5:

6. ¿Puedo hacer vida normal con un LCA roto?

Sí, siempre que esa vida normal no implique actividad física, no se sufran otras lesiones asociadas o la intervención no sea recomendada por otros factores como la edad. En este caso se puede optar por un tratamiento conservador, fortaleciendo mucho la pierna, especialmente el cuádriceps, para evitar fallos en la misma en actividades cotidianas y que se pueda retomar la vida anterior.

Sin embargo, en el caso de que el especialista recomiende cirugía pero el paciente no esté convencido o es reticente a una intervención, debe tener en cuenta lo siguiente:

  • El LCA es el principal estabilizador anterior de la rodilla, si se rompe, su función se pierde y se produce lo que llamamos una inestabilidad multidireccional de la rodilla. Por lo tanto, será incapaz de realizar esfuerzos con la rodilla durante el día a día, en el trabajo, al hacer ejercicio físico, etc.
  • El ligamento no se repara por sí mismo, pase el tiempo que pase.
  • Existe el riesgo además, de que si la rotura es parcial, se haga completa.
  • No se podrá practicar ningún deporte con movimientos de giro o frenadas bruscas (fútbol, esquí…), por mucho que se fortalezca la musculatura de la pierna.
  • Con el tiempo se irá produciendo un deterioro progresivo de la articulación. El 80% de los pacientes con un ligamento cruzado roto no operado, presenta algún síntoma degenerativo o lesiones en meniscos o cartílagos durante los 15 años siguientes a la lesión. Además, favorece la artrosis prematura.

Es por todo ello que, siempre que sea la mejor opción, planteamos a nuestros pacientes los beneficios y los limitados riesgos de intervenir quirúrgicamente.

7. ¿Suelen producirse complicaciones tras la intervención?

No es frecuente, el índice de complicaciones en este tipo de intervención es muy bajo en la actualidad.

Existen las complicaciones derivadas de la cirugía en general (problemas anestésicos, infecciones…). También las propias de la cirugía de ligamentos, como derrame articular (hemartros), dolor quemante, déficit de movilidad o rigidez articular (sobre todo para realizar la extensión completa de la rodilla, y que se combate con movilidad precoz), dolor patelar (normalmente pasajero) y lesiones del menisco interno.

Una complicación más grave y que puede darse si no se guardan los tiempos recomendados para la vuelta a la actividad física en el post-operatorio, es la rotura del injerto (plastia), más probable cuanto más violentos son los ejercicios o esfuerzos con la rodilla intervenida. En este caso, no habría más remedio que intervenir de nuevo.

Otras mucho menos probables podrían ser: tromboflebitis, lesiones neurovasculares, artritis séptica…

8. ¿Cómo es el post-operatorio?

1ª FASE

El ingreso hospitalario suele durar solo unas 24 horas. Tras él se emplea un vendaje blando y se protege la rodilla mediante una ortesis en extensión (rodillera bloqueada). Esta debe retirarse varias veces al día para realizar de manera progresiva movilizaciones suaves y ejercicios isométricos (levantar la pierna extendida). Además, se recomienda la marcha con apoyo parcial (muletas).

El objetivo en esta primera fase es recuperar todo el rango de movilidad de la rodilla y evitar la rigidez.

2ª FASE

Se retira la ortesis en extensión y se va realizando marcha progresiva sin apoyo. Al final del primer mes, ya se puede hacer algo de natación y bicicleta. Son en general ejercicios encaminados a aumentar la resistencia del injerto.

3ª FASE

Entre los 3 y 4 meses postoperatorios se puede comenzar con carrera suave progresiva, y a partir del quinto mes, practicar deportes que no requieran cambios bruscos de dirección y/o velocidad ni contacto físico.

4ª FASE

A los 6 meses, el injerto ya suele presentar todas las características de un ligamento completamente funcional. Es entonces cuando es posible empezar con los deportes de más riesgo (fútbol, esquí, balonmano, squash, etc.), pero siempre con mucho cuidado, sin forzar, y de manera progresiva.

9. ¿Cuándo puedo volver a mi nivel de actividad de antes de la lesión?

Depende de cada caso, pero antes de lo que se piensa. Hay pacientes que han vuelto a realizar deportes de riesgo antes de los 6 meses, aunque no es lo común.

Lo normal es ir recuperando poco a poco la actividad, siguiendo este calendario aproximado:

  • Mes 1: movimientos de rodilla y marcha, primero con muletas y poco a poco sin ellas.
  • Mes 2: se puede comenzar con la bicicleta y la natación.
  • Mes 3-4: carrera suave de forma progresiva
  • Mes 5: deportes que no requieren cambios bruscos de dirección y/o velocidad ni contacto físico.
  • Mes 6-7: resto de deportes, los considerados de riesgo: fútbol, esquí, balonmano, baloncesto, squash, etc.

En cualquier caso, hay que tener mucho cuidado, paciencia y autocontrol. El injerto normalmente no se integra del todo ni tiene la misma tensión que el ligamento original hasta pasado un año de la intervención.

Lo importante es que, a diferencia de hace tan sólo unos años, podemos asegurar que en la mayoría de los casos, se recupera el nivel previo a la lesión.

10. ¿Romperse el Ligamento Cruzado Anterior sigue siendo tan dramático como antes?

No, para nada. Aunque es una lesión muy seria, la técnica ha avanzado tanto que se ha enormemente el tiempo de recuperación respecto a lo que se conocía.

Y no hablamos de hace décadas. Hace solo unos años era una lesión que podía suponer la retirada de un deportista o que, al menos, no volviera a ser el mismo de antes. Las intervenciones quirúrgicas eran aparatosas, con cirugía abierta, pasando el paciente por varias horas de quirófano y por una recuperación dolorosa y lenta.

Hoy, se ha convertido en una cirugía rápida, menos agresiva, con menos dolor e inflamación, y con un tiempo de recuperación mucho más rápido. La mejor prueba de esto es la Técnica Anatómica, en la que somos especialistas y pioneros, y que llevamos practicando desde hace años en personas de todo tipo con un elevadísimo porcentaje de éxito.

Si se ha tenido la mala suerte de lesionarse el LCA, no hay que venirse abajo. Aunque antes era una utopía, ahora podemos casi asegurar, que se puede volver a ser el mismo o la misma de antes, y en menos tiempo del esperado.

Si has sufrido cualquier tipo de lesión de rodilla, en especial del LCA, pide cita previa aquí y te informaremos de todas las opciones posibles para recuperar tu ritmo de vida habitual cuanto antes.

Más información sobre la rotura del Ligamento Cruzado anterior aquí.

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.