La fascitis plantar en 6 preguntas y respuestas

La fascitis plantar en 6 preguntas y respuestas

Incómoda, dolorosa y compleja de solucionar, la fascitis plantar es una de las lesiones del pie más frecuentes y más cronificadas entre deportistas profesionales, pero también entre la población general.

Su curación puede ser lenta, pero afortunadamente existen diversos tratamientos con muy buenas tasas de remisión.

Te explicamos en 6 preguntas todo lo que tienes que saber acerca de esta lesión.

1. ¿En qué consiste la fascitis?

La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar, la envoltura, en forma de banda de tejido elástico,  que cubre los músculos cortos de la bóveda del pie. Se extiende desde el talón hasta los metatarsos. Esta estructura tiene una función esencial, ya que ayuda a mantener el arco longitudinal plantar, protegiendo así las estructuras osteomusculares, nerviosas y vasculares. Además, se encarga de absorber la energía producida durante el impacto del pie contra el suelo al caminar.

2. ¿Cuál es la causa de la inflamación?

La fascitis plantar se produce por el estiramiento repetitivo de las bandas estrechas de la fascia plantar, una sobrecarga gradual y progresiva, que resulta en micro desgarros.

Hasta hace no mucho se creía que esta patología estaba asociada irremediablemente a la presencia de un espolón en el talón, y aunque sí es cierto que esta es una de las causas de la fascitis plantar, no es la única.  Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • Problemas en el arco del pie, tanto pie plano, como arco plantar alto
  • Exceso de peso
  • Correr largas distancias, especialmente en terrenos desfavorables con pendientes pronunciadas o superficies desiguales.
  • Tendón de Aquiles tenso o debilidad del músculo soleo
  • Empleo de un calzado inadecuado, con la suela demasiado blanda o una sujeción del arco plantar o del talón insuficiente
  • La edad, a medida que envejecemos la fascia plantar va perdiendo elasticidad

3. ¿Qué síntomas nos hacen sospechar de una posible fascitis?

El síntoma principal es el dolor asociado a la fascitis plantar, que se siente en la parte inferior del talón, pudiendo también irradiar en toda la planta del pie. Ese dolor suele ser más intenso en los primeros pasos del día, ya que la fascia se acorta con el reposo de la noche. Una vez que hemos caminado un poco, la fascia se estira y suele disminuir la molestia, pudiendo hacer una vida completamente normal en las primeras fases de la inflamación.

4. ¿Quién puede padecer fascitis?

La fascitis plantar es muy común en corredores de largas distancias y en saltadores por el impacto repetitivo que se genera sobre el talón.

Pero, a parte de los deportistas, es un problema bastante común. En la población general suele aparecer a partir de los 45 años, aunque es habitual que aparezca en pacientes jóvenes que practiquen deporte. Algunos estudios afirman que  un 10% de la población puede llegar a padecer fascitis en algún momento de su vida.

5. ¿Cómo diagnosticamos la patología?

El diagnóstico de este trastorno es sencillo: el médico encontrará claramente hinchazón, enrojecimiento de la zona y sensibilidad a la presión en el talón, además de las indicaciones de dolor del paciente.

Si el dolor es muy intenso, también pueden tomarse radiografías o ecografías para descartar otro tipo de lesión, ya que el diagnóstico adecuado es fundamental para decidir el tratamiento de cada paciente, pero por lo general no suele recurrirse a estas técnicas.

6. ¿Cómo podemos tratarla? 

El tratamiento de esta patología suele ser bastante efectivo, combinando el uso de medicación antiinflamatoria y estiramientos específicos de fisioterapia encaminados a reducir el dolor en la fase de inflamación aguda. Tras el estiramiento de la fascia plantar es conveniente aplicar hielo en el talón durante 10-15 minutos para reducir la inflamación resultante.

Una vez superada la fase aguda, se debe realizar un estudio de la pisada para determinar si la inflamación de la fascia se debe a un trastorno en la planta del pie. Si el resultado es positivo, se fabricaría una plantilla de silicona blanda para el talón, con el fin de amortiguar el impacto al caminar.

En casos muy graves, y de forma excepcional, puede ser necesario recurrir a la cirugía. Este procedimiento se requiere en muy pocas ocasiones y consiste en liberar la fascia del músculo abductor del dedo gordo y extirpar 3-4 mm de esta.

El tratamiento regenerativo con Plasma Rico en Plaquetas o PRP también se ha destapado como un gran aliado en la fascitis plantar. Lo utilizando en nuestra clínica con unos resultados muy satisfactorios,  siendo incluso más efectivo que otros procedimientos tradicionales. Su aplicación, indolora, ambulatoria y completamente segura, consigue acortar los tiempos de recuperación de esta lesión.

Fascitis plantar

Lo importante es acudir al profesional nada más notar cualquiera de los síntomas descritos, no dejando que el problema crezca y se cronifique. Para cualquier consulta al respecto, puedes llamarnos o pedir cita para consulta.

 

 

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.