El exceso de velocidad y sus lesiones

El exceso de velocidad y sus lesiones

Hace unos meses, participé en una entrevista en referencia al proyecto del nuevo reglamento de circulación que está elaborando la DGT y que prevé elevar la velocidad máxima en algunos tramos de autopistas y autovías hasta los 130 km/h. ¿Qué debemos tener en cuenta para proteger nuestra salud si se llega a implantar esta polémica medida?

En un accidente de tráfico, antes que nada, hay que hacer una valoración global inicial para determinar la gravedad del estado de las personas implicadas.

En el caso de encontrarnos con un paciente grave o poli traumatizado hay que seguir unas normas o directrices para controlar su estado de salud, las cuales definimos con las siguientes siglas: A.B.C.D.E

A. Control de la vía aérea y columna cervical.

B. Ventilación del paciente (aparato respiratorio).

C. Circulación y control de hemorragias. Valorar pulsos y que el sistema circulatorio esté funcionando.

D. Evaluación neurológica.

E. Exposición y proteger al paciente del entorno. Colocarlo en una zona segura, evitar infecciones…

¿Qué partes del cuerpo suelen resultar más afectadas en accidentes automovilísticos producidos por exceso de velocidad?

Las partes que suelen ser más afectadas, dependiendo de la gravedad del accidente, suelen ser la columna cervical (latigazo cervical) y la zona del tórax (traumatismo torácico).

Hablando de lesiones específicas, ¿cuáles son más frecuentes en cada parte del cuerpo?

El lugar que ocupa cada pasajero en el vehículo puede condicionar las lesiones sufridas. Es decir, que el conductor será más propenso a lesiones como fractura de muñecas, lesiones cervicales, traumatismos torácicos y faciales.

Por otro lado, el copiloto, a sufrir lesiones de rodilla por traumatismo directo con salpicadero así como lesiones cervicales.

Si lo analizamos por partes del cuerpo, a modo de resumen, podríamos tener las siguientes lesiones:

  • Columna cervical: latigazo cervical.
  • Miembros superiores: fracturas de muñecas.
  • Miembros inferiores: lesiones de rodilla.

¿Y las más graves en cada parte del cuerpo?

En caso de accidentes más graves podríamos hablar de lesiones en un nivel más interno, como podrían ser:

  • Traumatismo craneoencefálico severo con afectación del sistema nervioso central y traumatismo de columna vertebral con sección medular.
  • Traumatismo torácico con rotura de los grande vasos y afectación de la vía aérea.
  • Traumatismo abdominal con rotura de órganos (bazo e hígado, principalmente).
  • Traumatismo pélvico con posible fractura de pelvis.
  • Traumatismo de extremidades con amputación de las mismas o fracturas abiertas.

Como decíamos, son lesiones muy graves.

Quien viaja en moto, ¿corre más riesgo? ¿Tiene más posibilidades de sufrir alguna lesión en particular?

Partimos de la base de que en el caso de los motoristas, su elemento final de protección en caso de accidentes es su propio cuerpo. Por lo tanto, sí podemos decir que corren más riesgos de tener lesiones en caso de caída o impacto. De ahí la importancia de una buena protección por fuera del cuerpo como es el casco, chaquetas y pantalones -con refuerzos en zonas de alta exposición-, guantes, etc.

Las lesiones más comunes que suelen sufrir los motoristas suelen ser:

  • Lesiones de miembros superiores e inferiores (fracturas abiertas, amputaciones o semiamputaciones).
  • Traumatismos torácicos y abdominales.
  • Traumatismos craneoencefálicos.

¿Qué tipo de tratamientos, en líneas generales, deben seguirse para curarse de estas lesiones?

En caso de que hablemos de una fractura, en nuestra consulta, mi equipo y yo, somos partidarios de la rehabilitación avanzada y de las cirugías mínimamente invasivas en los casos en los que la lesión lo permita y dependiendo de la gravedad de la misma (puede o no conllevar una intervención quirúrgica). Si el caso lo requiriese, completaríamos con un programa de rehabilitación avanzado y la posibilidad de aplicación de medicinas regenerativas como el PRP (Plasma Rico en Plaquetas), que suelen reducir los tiempos de recuperación.

En el caso de latigazo cervical, lo más indicado es el tratamiento analgésico y fisioterapia.

¿Qué hábitos debemos adoptar para evitar este tipo de lesiones, ya seamos conductores o pasajeros?

Lo mejor es respetar las medidas de seguridad y de circulación, así como usar el sentido común, ya que muchas veces nos exponemos a situación de alto riesgo sin motivo alguno.

Los accidentes de tráfico ocurren en cuestión de segundos, y muchas veces esos segundos conllevan un precio muy alto que puede durar para toda la vida.

Por lo general, ¿influye la velocidad a la que se desplaza el automóvil en la gravedad de las lesiones?

Si, claro que influye. La fuerza o potencia de un impacto no es más que la masa por la aceleración. A mayor velocidad, la gravedad de las lesiones son mayores. Lo mejor, respetar los límites de velocidad y las normas de circulación.

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.