Codo de Tenista y Codo de Golfista. Prevención de las patologías.

Codo de Tenista y Codo de Golfista. Prevención de las patologías.

En el post anterior tratamos las patologías conocidas como codo de tenista y codo de golfista: lesiones provocadas por un estrés repetitivo sobre la articulación del codo (en particular al extender y doblar la muñeca hacia atrás contra resistencia) que afectan con relativa frecuencia a dos grandes grupos de personas:

  • Personas que realizan trabajo manual, ya sea como profesión o como afición, que conlleve un sobreuso de la articulación del codo: mecánicos, carpinteros, operarios de cadena de montaje, músicos, cocineros, personas aficionadas al bricolaje…
  • Deportistas recreativos que practiquen golf, tenis u otros deportes de raqueta, así como deportes que requieran realizar lanzamientos con frecuencia: béisbol, jabalina, rugby, tiro con arco…

En este post presentaremos una serie de consejos para intentar prevenir dichas patologías en la medida de lo posible.

Aspectos generales en la prevención del codo de tenista y del codo de golfista

La clave para la prevención general de las patologías como el codo de tenista o el codo de golfista (así como de muchas otras lesiones similares) se encuentra en el desarrollo de un tono muscular adecuado. El fortalecimiento muscular general, y en especial de los músculos del antebrazo, el brazo, el hombro y la parte superior de la espalda contribuirá a reducir la sobrecarga de trabajo sobre el tendón, con lo que resultará menos probable sufrir una lesión por exceso de uso. Además de reducir la probabilidad de desarrollar dichas patologías, un buen tono muscular permitirá una recuperación más rápida en caso de sufrirlas.

Además del fortalecimiento muscular como medida preventiva general, existen medidas preventivas específicas dependiendo del tipo de actividad que pueda provocar la patología. A continuación las detallaremos en función de los dos grandes grupos mencionados anteriormente: las asociadas al trabajo manual y las asociadas al deporte recreativo.

Prevención de codo de tenista / codo de golfista asociados al trabajo manual

Para evitar, en la medida de lo posible, sufrir codo de tenista o codo de golfista asociados al trabajo manual, se recomienda tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Procurar no utilizar la muñeca y el codo más que el resto del brazo, ya que ello contribuiría a la sobrecarga del tendón; por el contrario, debe intentarse que en los movimientos se impliquen todos los grupos musculares, desde el antebrazo hasta el hombro.
  • Tener muy en cuenta los criterios ergonómicos, tanto en un trabajo de oficina que implique utilizar el ordenador durante varias horas como en un trabajo manual, se realice como actividad profesional (operarios de cadena de montaje) o en los momentos de ocio (personas aficionadas al bricolaje).
    • Criterios ergonómicos en trabajos de oficina: incluyen la distribución de la mesa de trabajo de modo que no deba estirarse el brazo de forma repetida y habitual; disponer de una superficie de trabajo cómoda donde poder apoyar los brazos al trabajar con el teclado y el ratón; situar el ratón de forma adecuada para poder utilizarlo sin doblar ni tensionar la muñeca; realizar pequeños descansos y cambiar de posición cada cierto tiempo.
    • Criterios ergonómicos en trabajo manual: procurar utilizar herramientas ligeras, y si es necesario usarlas con ambas manos; cargar el mínimo peso posible e intentar no manipular cargas pesadas de forma repetida con los brazos extendidos; siempre que sea posible, alternar los brazos en la realización de una tarea repetitiva; procurar realizar descansos con regularidad.
  • Aprender ciertas técnicas que alivien la tensión repetida sobre el codo, como por ejemplo alzar los objetos manteniendo las palmas de las manos hacia arriba o mantener las muñecas firmes al manipular objetos pesados para evitar transferir una tensión excesiva a la articulación del codo.

Prevención del codo de tenista / codo de golfista asociados al deporte recreativo

Nos centramos en el deporte recreativo porque la mayoría de deportistas profesionales (sean tenistas, golfistas o profesionales de cualquier otro deporte que pueda provocar dichas patologías) suelen tener una forma física y una técnica excelentes, que por lo general les evitan sufrir tales lesiones. Los consejos siguientes pueden contribuir a la prevención del codo de tenista y del codo de golfista:

Recordar siempre que es fundamental realizar actividades de estiramiento antes y después de la actividad deportiva: dichas actividades contribuyen a evitar muchas lesiones.

Por supuesto, cuando se practica un deporte recreativo, lo que se pretende es pasarlo bien y disfrutar con ello; no es necesario tener una técnica impecable, ni mucho menos. No obstante, sí es importante mejorar aquellos aspectos de la técnica que realizados de forma incorrecta pudieran acabar provocando una patología.

  • En el tenis, por ejemplo, es importante jugar el revés de forma correcta: realizar el movimiento con el brazo estirado, en lugar de hacerlo con el codo flexionado, para evitar una tensión excesiva sobre la articulación del codo. También es importante mantener la muñeca firme, sin doblarla hacia atrás, al golpear la pelota con la raqueta. Doblar la muñeca hacia atrás incrementará la sobrecarga sobre la articulación del codo, y por lo tanto aumentará la probabilidad de sufrir codo de tenista o codo de golfista.
  • En el golf son muy importantes el swing y las técnicas de agarre y de golpeo. Debe tenerse en cuenta que el swing en el golf es un movimiento que debe incluir gran parte del cuerpo, también las piernas; no debe realizarse solo los brazos ni mucho menos limitarse a las muñecas. Si no se tiene una buena técnica de swing, es probable que los músculos de las muñecas se utilicen en exceso, lo que fácilmente provocará alguna de las patologías mencionadas.

La equipación deportiva también es un factor muy importante para prevenir lesiones. El uso de una equipación inadecuada puede contribuir en gran medida al desarrollo de las patologías de codo de tenista y codo de golfista.

  • La equipación deportiva debe ir en función de la talla y peso de la persona, así como de su nivel de experiencia en dicho deporte: las exigencias no son las mismas al jugar un partido de tenis entre amigos que al participar en un campeonato amateur, por ejemplo.
  • Las empuñaduras -tanto de las raquetas y de los palos de golf como de cualquier equipación de los muchos deportes que requieren empuñar utensilios- son mucho más relevantes de lo que podría parecer a primera vista: es fundamental que tengan el diámetro adecuado, ya en caso contrario es probable que deba asirse la raqueta o el palo con demasiada fuerza, con lo que se aumentará el riesgo de sobrecargar la articulación.
  • En el tenis, son importantes aspectos como el tamaño de las raquetas (una raqueta demasiado grande aumentaría el estrés en la articulación), el peso, la flexibilidad (las raquetas flexibles son más adecuadas, ya que la flexión absorbe parte del golpe) la tensión del cordaje y el material con el que esté fabricada la raqueta. En el golf, es importante que los palos sean lo más ligeros posible y tengan una longitud adecuada (así se reduce al máximo el estrés en la articulación).
  • La equipación deportiva debe estar fabricada con materiales ligeros; aunque continuamente aparecen en el mercado nuevos materiales con prestaciones mejoradas respecto de las anteriores, en la actualidad suele considerarse que los materiales hechos con grafito o titanio son una de las mejores opciones, ya que son más flexibles y absorben gran parte del golpe producido cuando la pelota impacta contra la raqueta, con lo que evitan que dicha tensión se transfiera al brazo. En el golf también es mejor utilizar los palos de grafito (en lugar de los palos tradicionales de hierro), más modernos y ligeros.

También es importante no empezar ni retomar la práctica de un deporte a un nivel muy elevado; es mejor empezar a un nivel adecuado a cada persona en particular e ir aumentándolo de forma gradual, dando tiempo al cuerpo para habituarse al incremento de actividad física.

Conclusión

Como hemos mencionado anteriormente, el codo de tenista y el codo de golfista son patologías frecuentes, que pueden afectar a una amplia variedad de personas. Seguir los consejos descritos en este post puede ayudarnos a evitar dichas patologías, y permitirnos disfrutar mucho más de nuestro trabajo, nuestras aficiones o nuestra práctica deportiva.

Dejar un comentario

Newsletter

Newsletter

¿Te interesa estar informado puntualmente de las últimas novedades del Equipo del Dr. Domingo Delgado?
Déjanos tus datos y recibirás información sobre lesiones, tratamientos pioneros y valiosos consejos de prevención.